"¿Qué es y para qué sirve el MDM?" es un post que explica de forma simple y detallada los conceptos de una nueva disciplina...

«¿Qué es y para qué sirve el MDM?» es un post que explica de forma simple y detallada los conceptos de una nueva disciplina…

El Master Data Management es una tecnología que ha cobrado una gran importancia para las organizaciones porque con «la llegada masiva de los datos», las empresas tienen problemas para cumplir con las normas y la legislación vigentes.

Además, las empresas quieren ser más ágiles y recurren a la implementación de los sistemas de información para evolucionar de la forma más eficiente.

Obtener datos maestros que sean consistentes, completos y relevantes no es sencillo, pero por la importancia que tienen las organizaciones se preocupan para depurarlos. Pues saben que su relevancia es incuestionable.

La información recopilada por una empresa debe ser bien gestionada para garantizar que el MDM cumpla con todas las expectativas.

Uno de los objetivos principales del MDM es garantizar que los datos maestros tengan los atributos de exactitud, integridad, fiabilidad, coherencia, relevancia y actualización.

Llegados Hasta Aquí

Definiremos el MDM de la forma más simple y eficaz: Es el conjunto de metodologías, herramientas y procesos necesarios para crear y mantener conjuntos precisos y consistentes de datos maestros.

El MDM sirve para proporcionar la «verdad informacional» que a toda empresa u organización le puede interesar. Y su objetivo es el de ayudar a aportar información confiable, oportuna y coherente para contribuir en la consecución de los objetivos del negocio.

Como pueden ver no se trata de la mera implantación de una tecnología, sino de darle un buen enfoque y buena utilización a una herramienta que es determinante para optimizar los procesos del negocio y tomar las mejores decisiones.

Para que la implantación del MDM sea un éxito es esencial diseñar una arquitectura ad hoc, siempre en función de las necesidades de la empresa. Además, los usuarios y la empresa deben estar implicados y concienciados de su importancia.

Para optimizar su eficiencia hay que establecer una serie de prioridades en cuanto a elementos a incluir (productos, clientes, proveedores…), así como hacerlo de forma escalable.